Mediante VMware NSX, se separan las funciones de seguridad de la infraestructura física subyacente, se las incorpora directamente en el hipervisor y se las distribuye en el centro de datos. Este cambio fundamental en el suministro de seguridad compensa las deficiencias de las arquitecturas heredadas. Permite que las políticas inteligentes de seguridad puedan acompañar a las cargas de trabajo virtuales, independientemente de la topología de la red física.

Con NSX, se proporciona un modelo de seguridad intrínsecamente mejor para el centro de datos.

Casos de uso de seguridad

Microsegmentación

Gracias a NSX, la microsegmentación de redes es viable por primera vez. Se habilita el cumplimiento detallado de políticas de protección de firewall y de seguridad para todas las cargas de trabajo del centro de datos, independientemente de la topología y complejidad de la red.

DMZ en cualquier lugar

Con NSX, se pueden asignar de manera dinámica servicios de seguridad y servicios avanzados a cargas de trabajo independientemente de la red física subyacente. De esta manera, se mejora significativamente el tiempo de respuesta, la postura de seguridad general y la integración de terceros.

Protección del usuario final

Gracias a la microsegmentación, NSX puede brindar a cada escritorio su propia defensa de perímetro y acceso de red privada virtual (Virtual Private Network, VPN) por aplicación desde dispositivos móviles y, de este modo, se elimina el acceso no autorizado entre cargas de trabajo adyacentes.

Historias de clientes

(2:28)

 

Armor protege a sus clientes de las amenazas cibernéticas

Con NSX, se ofrece un entorno de red virtualizado para respaldar la solución de seguridad como servicio de Armor y fortalecer su nube administrada.

 

"NSX y VMware nos brindan la posibilidad de organizar a nuestros clientes en un entorno similar a una nube y darles una contención de seguridad que les permita estar protegidos desde el primer día".

— Jeff Schilling, Chief Security Officer, Armor