Aplicaciones como servicio

  

¿Qué son las aplicaciones como servicio (AaaS)?

 

Todas las aplicaciones y los servidores en que se ejecutan deben considerarse candidatos posibles para el aprovisionamiento mediante un modelo de autoservicio. Las categorías de aplicaciones más conocidas, como Oracle, SAP y Microsoft, así como las aplicaciones de diseño personalizado, a menudo se pueden distribuir, gestionar y supervisar de un modo más eficaz cuando se aplica la estrategia de autoservicio. Otros tipos de implementaciones de aplicaciones esenciales, como la informática de alto rendimiento (HPC) o, incluso, las aplicaciones de macrodatos, pueden beneficiarse del modelo de autoservicio.

  • Base de datos como servicio (DBaaS) 
    El modelo DBaaS se basa en diversas arquitecturas de referencia de aprovisionamiento de la infraestructura de base de datos. El sistema de gestión de bases de datos o la máquina virtual donde reside el sistema de gestión de bases de datos se puede suministrar como servicio. Esto también se conoce como «infraestructura de base de datos como servicio». Esta sección ofrece recursos adicionales sobre las arquitecturas de referencia y pruebas de estrés funcional para diversos enfoques DBaaS, así como las soluciones DBaaS de vCloud Air.

  • Informática de alto rendimiento (HPC) 
    Los proyectos de HPC se benefician intrínsecamente del aprovisionamiento automatizado y simplificado, y del almacenamiento eficiente y de bajo coste. Esta sección ofrece recursos adicionales sobre estudios y casos de éxito relativos a la HPC cuando se ejecuta en entornos virtualizados. El enfoque del centro de datos definido por software (SDDC) mejora la eficiencia general de las implementaciones HPC gracias al modelo de aprovisionamiento abierto, así como al rendimiento acumulativo.

  • Macrodatos y Hadoop 
    Las implementaciones de macrodatos y Hadoop pueden beneficiarse de la simplicidad y eficiencia de la infraestructura virtualizada. Cuando se diseñan con un modelo de autoservicio, esas mismas aplicaciones se pueden distribuir, supervisar y gestionar fácilmente. Muchas aplicaciones de macrodatos empiezan a ser esenciales para el funcionamiento cotidiano de las empresas del siglo XXI. La necesidad que tienen las empresas modernas de disponer de recursos de forma inmediata y de una infraestructura de servidor ampliada y aprovisionada en tiempo real ha hecho que la virtualización sea un componente imprescindible de estas arquitecturas.