VMware NSX desvincula las funciones de seguridad de la infraestructura física subyacente y las integra directamente en el hipervisor, distribuyéndolas en el centro de datos. Este cambio fundamental en la forma en la que se implementa la seguridad supera las limitaciones de las arquitecturas tradicionales. También permite que las políticas de seguridad inteligentes se vinculen a las cargas de trabajo virtuales, al margen de la topología de red física.

NSX ofrece un modelo de seguridad inherentemente mejor para el centro de datos.

Casos de uso de seguridad

Microsegmentación

NSX consigue que la microsegmentación de red sea viable por primera vez. Permite el despliegue de cortafuegos granulares y la aplicación de políticas de seguridad en todas las cargas de trabajo del centro de datos, independientemente de la topología y la complejidad de la red.

DMZ de alcance global

NSX posibilita la asignación dinámica de servicios avanzados y de seguridad a las cargas de trabajo, al margen de la red física subyacente. Esto mejora drásticamente el tiempo de respuesta, el enfoque global de seguridad y la integración de soluciones de terceros.

Usuario final seguro

La microsegmentación permite a NSX proporcionar a cada escritorio la protección perimetral que necesita y acceso VPN por aplicación desde dispositivos móviles, lo que elimina el acceso no autorizado entre cargas de trabajo adyacentes.

Casos de clientes

(2:28)

 

Armor protege a sus clientes de las ciberamenazas

NSX proporcionó un entorno de red virtualizada para respaldar la solución de seguridad como servicio de Armor y reforzar su cloud gestionada.

 

«NSX y VMware nos ofrecen la posibilidad de organizar a nuestros clientes en un entorno similar al de la cloud, pero proporcionándoles el contenedor de seguridad que les permite estar protegidos desde el primer día».

— Jeff Schilling, director de seguridad de Armor