¿Qué es la arquitectura de nube?


La arquitectura de nube es la manera en la que los componentes tecnológicos se combinan para construir una nube, en la que los recursos se agrupan mediante la tecnología de virtualización y se comparten en una red. Los componentes de una arquitectura de nube incluyen:

  • Una plataforma front-end (el cliente o dispositivo utilizado para acceder a la nube)
  • Una plataforma back-end (servidores y almacenamiento)
  • Un modelo de distribución basado en la nube
  • Una red 

Juntas, estas tecnologías conforman una arquitectura informática de nube en la que se pueden ejecutar las aplicaciones, lo que brinda a los usuarios finales la capacidad de aprovechar el potencial de los recursos de la nube.

Arquitectura multinube de VMware

Siente las bases necesarias para acelerar la modernización de aplicaciones

Más información 

¿Por qué usar una arquitectura de nube?

Hay muchas razones para diseñar una arquitectura de nube sólida y completa. Las principales son las siguientes:

  • Acelerar la distribución de aplicaciones nuevas.
  • Garantizar la conformidad respecto a las normativas más recientes.
  • Aportar transparencia a los recursos para reducir costes y prevenir las vulneraciones de datos.
  • Posibilitar un aprovisionamiento más rápido de recursos.
  • Cumplir los objetivos de servicio de manera constante.
  • Obtener información sobre los patrones de gasto de TI y la utilización de la nube.

Fundamentos de la arquitectura de nube

Para diseñar el marco de un entorno de informática de nube, las organizaciones deben analizar concienzudamente los requisitos tecnológicos y las necesidades de su empresa. Aunque estos pueden variar, los componentes fundamentales de la arquitectura de nube son los mismos para todas las empresas.

  • Virtualización: es la tecnología sobre la que se crean todas las arquitecturas de nube. Su función es crear una representación virtual o basada en software de un recurso, como un servidor. Al desvincular los recursos de hardware y maximizar la salida de un solo servidor, la virtualización reduce la necesidad de contar con hardware costoso e incrementa la eficiencia y la flexibilidad.

  • Hardware: los componentes del back-end de los centros de datos empresariales incluyen servidores, almacenamiento persistente y equipos de red de área local, como enrutadores y conmutadores.

  • Middleware: estos componentes de software actúan como intermediarios, lo que permite que los ordenadores, las aplicaciones y el software en red se comuniquen entre sí.

  • Gestión: las herramientas de gestión de la nube permiten la supervisión continua del rendimiento y la capacidad de los entornos de nube. Los equipos de TI pueden realizar un seguimiento del uso, implementar nuevas aplicaciones, integrar datos y garantizar la recuperación ante desastres, todo ello, idealmente, desde una única consola.

  • Software de automatización: la prestación de servicios de TI esenciales mediante automatización y políticas predefinidas puede aliviar significativamente la carga de trabajo de TI, optimizar la distribución de aplicaciones y reducir costes. En una arquitectura de nube, el software de automatización permite aplicar escalabilidad vertical a los recursos del sistema con facilidad, con el fin de adaptarse a un pico de demanda de potencia informática, distribuir aplicaciones para satisfacer las demandas fluctuantes del mercado o garantizar el control en un entorno de nube.

Tipos de arquitectura de nube

Aunque los detalles de cada arquitectura de nube pueden variar, existen varios modelos habituales, entre los que se incluyen las arquitecturas de nube pública, privada, híbrida y multinube. A continuación se indica en qué se diferencian:

  • Arquitectura de nube pública: los recursos informáticos de una nube pública son propiedad de un proveedor de servicios de nube, que también los gestiona. Estos recursos se comparten y redistribuyen entre varios clientes a través de Internet. Entre las ventajas de la nube pública se cuentan los costes operativos reducidos, la escalabilidad sencilla y la poca necesidad de mantenimiento.

  • Arquitectura de nube privada: una nube privada es una arquitectura de nube de propiedad y gestión privada, que generalmente reside en el propio centro de datos local de la empresa. Sin embargo, la nube privada también puede extenderse para incluir varias ubicaciones de servidores o espacio arrendado en instalaciones de coubicación geográficamente dispersas. Aunque suele ser más cara que las soluciones de nube pública, la arquitectura de nube privada es más personalizable y puede ofrecer estrictas opciones de conformidad y seguridad de datos.

  • Arquitectura de nube híbrida: un entorno de nube híbrida aúna lo mejor de ambos mundos, es decir, la eficiencia operativa de la nube pública y las prestaciones de seguridad de datos de la nube privada. Al combinar la nube pública y la privada, la nube híbrida ayuda a consolidar los recursos de TI y permite a las organizaciones migrar cargas de trabajo entre entornos en función de los requisitos de seguridad de sus datos. La gestión de esta combinación de aplicaciones, distribuidas en una composición de entornos de centro de datos y nube pública, requiere una base sólida para garantizar una infraestructura y operaciones coherentes, dondequiera que se implementen las cargas de trabajo.

  • Arquitectura multinube: una arquitectura multinube es aquella que abarca varios servicios de nube pública. Las ventajas de un entorno multinube incluyen una mayor flexibilidad para elegir e implementar los servicios de nube que tengan más posibilidades de satisfacer los diversos requisitos organizativos. Otra ventaja es que ofrece más independencia, lo cual permite ahorrar costes y reduce la probabilidad de depender de un solo proveedor de servicios de nube.

¿Para qué se utiliza la informática de nube?

Hay tres modelos clave de servicio que facilitan la migración a la nube de las organizaciones. Cada uno de ellos ofrece determinadas ventajas y prestaciones.

  • Software como servicio (SaaS): los proveedores se ocupan de la distribución y el mantenimiento de aplicaciones y software para las organizaciones a través de Internet. Así, se elimina la necesidad de que los usuarios finales implementen el software localmente.
  • Plataforma como servicio (PaaS): este modelo de servicio proporciona una plataforma informática y una pila de soluciones como servicio para que la organización pueda crear aplicaciones o servicios. El proveedor de servicios proporciona las redes, los servidores y el almacenamiento necesarios para alojar una aplicación, mientras que el usuario final supervisa la implementación del software y la configuración.
  • Infraestructura como servicio (IaaS): un proveedor externo proporciona la infraestructura necesaria, con lo que se elimina la necesidad de que las organizaciones adquieran servidores, redes o dispositivos de almacenamiento. Por su parte, los usuarios finales gestionan su software y sus aplicaciones, y solo pagan por la capacidad que necesitan en un momento dado.

¿Cuáles son las prácticas recomendadas sobre la arquitectura de nube?

Contar con un marco bien diseñado para la nube es más que una simple necesidad tecnológica: es un vehículo para lograr la reducción de costes operativos, disfrutar de aplicaciones de alto rendimiento y conseguir que los usuarios finales estén satisfechos. La aplicación de principios y prácticas recomendadas de la arquitectura de nube permite a las organizaciones obtener un valor comercial real de sus inversiones en la nube, así como preparar su entorno de TI para el futuro.

  • Planificación previa concienzuda: al diseñar su arquitectura de nube, tómese su tiempo para determinar la capacidad que necesita. Cuando comience a construir la arquitectura, ponga constantemente a prueba su rendimiento para evitar que se produzcan fallos inesperados en producción.

  • Integración de la seguridad: cifre los datos, gestione parches y administre políticas estrictas para proteger todas las capas de la infraestructura y garantizar la seguridad de la nube frente a hackers y usuarios no autorizados.

  • Garantía de recuperación ante desastres: automatice los procesos de recuperación para evitar el costoso tiempo de inactividad y garantizar una recuperación rápida frente a interrupciones del servicio. Supervisar la capacidad y utilizar una red redundante también contribuyen a garantizar la alta disponibilidad de la arquitectura.

  • Maximización del rendimiento: utilice y gestione los recursos informáticos adecuados mediante la supervisión continua de los requisitos empresariales y las necesidades tecnológicas.

  • Reducción de costes: saque el máximo partido a los procesos automatizados, los proveedores de servicios gestionados y el seguimiento de la utilización para eliminar los gastos innecesarios de informática de nube.

Productos, soluciones y recursos de VMware relacionados con la arquitectura de nube

Plataforma de nube híbrida para aplicaciones modernas y entornos multinube

VMware Cloud Foundation es la plataforma de nube híbrida para gestionar máquinas virtuales y coordinar contenedores, basada en tecnología de infraestructura hiperconvergente (HCI) de pila completa.

Nube híbrida de VMware

Las soluciones de nube híbrida basadas en VMware Cloud Foundation que ofrece VMware proporcionan una infraestructura y operaciones coherentes para cualquier aplicación, dondequiera que esté. Obtenga más información.

Cloud Management Platform

VMware le proporciona una plataforma de gestión de la nube integral capaz de gestionar entornos de nube híbrida (multinube), tanto si ejecutan cargas de trabajo tradicionales como de contenedor (nativas de nube).

Operaciones multinube para obtener visibilidad y control

Utilice cualquier nube con confianza gracias a las soluciones multinube de VMware. Optimice los costes, mitigue los riesgos de seguridad y mejore las operaciones.

Migración a la nube

Migre fácilmente cargas de trabajo a la nube y utilice las herramientas y recursos de VMware que ya conoce. Descubra hoy mismo las ventajas de la migración a la nube con VMware.

Soluciones de arquitectura multinube

VMware puede ayudarle a comprender mejor las complejidades que entraña el uso de arquitecturas únicas basadas en la nube, cada una con sus propias normas y requisitos.