¿Qué es una nube privada?

 

Una nube privada es un modelo de implementación de nube a la carta, donde la infraestructura y los servicios informáticos de nube se alojan de manera privada, a menudo dentro del centro de datos o de la intranet propios de la empresa, y utilizan recursos de propiedad reservada, que no se comparten con otras organizaciones. La empresa suele supervisar la gestión, el mantenimiento y el funcionamiento de la nube privada. Una nube privada ofrece a la empresa un mayor control y una seguridad superior a la de una nube pública, pero su gestión exige más conocimientos de TI.

 

En general, la informática de nube permite a las organizaciones sacar la capacidad de procesamiento, el almacenamiento de datos y otros servicios de los servidores locales y migrarlos a servidores remotos a los que empleados o clientes pueden acceder por Internet. Las empresas que quieran utilizar servicios de informática de nube pueden elegir entre la nube privada (donde los servicios de nube son exclusivos de la empresa) y la nube pública (donde un proveedor, que también aloja a otros clientes, posee y gestiona los servicios de nube), o una combinación de las dos, conocida como «nube híbrida».

¿Cómo funciona una nube privada?

Al igual que otros tipos de entornos de nube, una nube privada se sirve de la tecnología de virtualización para combinar los recursos informáticos en depósitos compartidos e implementarlos automáticamente en función de las necesidades de la organización. Esto permite que la empresa adapte y maximice el uso de los recursos. La diferencia es que, en una nube privada, los recursos informáticos son exclusivos de una única organización y no se comparten con otros clientes. Los usuarios pueden acceder a la nube privada a través de la intranet de la empresa o mediante una red privada virtual (VPN).

 

¿Por qué elegir una nube privada?

Puesto que el propietario de una nube privada mantiene un control completo, las organizaciones no solo pueden garantizar una seguridad más estricta, sino que se benefician de una mejor disponibilidad y de más tiempo de actividad que en una nube pública.

 

Estos son algunos casos en los que una organización puede sacar partido de una nube privada:

  • Necesidades específicas de seguridad o conformidad: en el caso de organizaciones sujetas a requisitos de cumplimiento normativo, puede que se necesite una nube privada para lograr la conformidad. De igual modo, una organización puede optar por usar una nube privada para almacenar datos confidenciales y así tener un mayor control de la seguridad.
  • Conocimientos técnicos: manejar una nube privada exige más inversión y conocimientos técnicos a fin de gestionar las complejidades añadidas de las que, en un modelo de nube pública, se encargaría el proveedor de nube. Las empresas que confíen en sus conocimientos técnicos están en una posición idónea para sacar partido a una nube privada.
  • Necesidades predecibles de recursos: una de las mayores ventajas de las nubes públicas es la elasticidad, es decir, su capacidad para ampliar o reducir recursos rápidamente según fluctúen las necesidades. Sin embargo, algunas organizaciones no requieren esta elasticidad porque utilizan los recursos de forma relativamente uniforme. En estos casos, la mejor opción es una nube privada.

 

¿Qué diferencia hay entre una nube privada y una pública?

La nube privada es un modelo de implementación de nube en el que los recursos informáticos son de propiedad reservada, y una sola organización aloja y gestiona el sistema. La nube pública es un modelo en el que los servicios de nube pertenecen a un proveedor, que los gestiona y también aloja a otros clientes. Las empresas pueden combinar una nube privada con una pública en un entorno de nube híbrida.

 

Tipos de nube privada

Hay diferentes tipos de nubes privadas que ofrecen diferentes servicios. Por ejemplo, cuando una empresa utiliza una nube privada para la infraestructura como servicio (IaaS), puede que la nube aloje servicios informáticos, de almacenamiento o de red. Las nubes privadas también pueden ofrecer aplicaciones de plataforma como servicio (PaaS), que funcionan como aplicaciones de software normales alojadas en un ordenador local.

 

También existen diversas opciones de alojamiento en nube privada. Estas incluyen plataformas basadas exclusivamente en software, paquetes combinados de software y hardware, y nubes privadas alojadas o gestionadas. Estos dos términos hacen referencia a que el servidor de la nube privada puede encontrarse en las instalaciones del cliente o en el centro de datos de un proveedor, pero lo aloja y en ocasiones lo gestiona un proveedor. Algunos proveedores de servicios de nube pública también ofrecen nubes privadas virtuales, que crean pequeños entornos aislados para usuarios concretos.

  • Nube privada virtual: estas nubes se diferencian de las privadas convencionales en que los recursos de una nube privada virtual se encuentran en una zona aislada de una nube pública, en vez de estar alojados en las instalaciones.
  • Nube privada alojada: este tipo de nube privada lo aloja otro proveedor de servicios de nube en sus instalaciones o en un centro de datos, pero el servidor no se comparte con otras organizaciones. El proveedor de servicios de nube es el responsable de configurar la red y mantener el hardware de la nube privada, así como de asegurarse de que el software esté actualizado. Esta opción ofrece lo mejor de ambos mundos para las organizaciones que necesitan la seguridad y la disponibilidad de una nube privada, pero prefieren no invertir en un centro de datos interno.
  • Nube privada gestionada: con este tipo de nube privada, el proveedor de servicios de nube no solo aloja la nube privada de una organización, sino que también gestiona y supervisa las operaciones cotidianas de dicha nube. El proveedor de servicios de nube también puede implementar y actualizar servicios adicionales basados en la nube, como pueden ser la gestión de identidades y almacenamiento o las auditorías de seguridad. Un servidor de nube privada gestionada puede suponer un ahorro considerable de tiempo y recursos de TI para las empresas.

 

Ventajas de una nube privada

  • Control total sobre el sistema, lo que supone una seguridad más potente: una nube privada ofrece control total sobre el sistema y mayor seguridad a través de hardware específico e infraestructura física que solo utiliza la empresa propietaria.
  • Mayor rendimiento: puesto que el hardware es de uso exclusivo y no está disponible para otras organizaciones, el rendimiento de las cargas de trabajo para los servicios de nube nunca se ve afectado por una interrupción del servicio de nube pública ni por que haya otras empresas ejecutando cargas de trabajo que requieran un uso intensivo de recursos en un servidor compartido.
  • Ahorro de costes a largo plazo: aunque configurar la infraestructura que respalde la nube privada puede resultar caro, la inversión compensa a largo plazo. Si una organización ya dispone del hardware y la red necesarios para el alojamiento, contar con una nube privada puede resultar mucho más rentable que pagar cuotas mensuales para utilizar los servidores de otra persona en la nube pública.
  • Escalabilidad: si a una organización se le quedan pequeños los recursos de hardware, es muy fácil añadir más. Si el crecimiento es provisional o estacional, la organización puede cambiar a una solución de nube híbrida, cuyas tarifas de uso son mínimas ya que solo utilizan la nube pública cuando es necesario.
  • Costes predecibles: además, los costes de utilizar una nube pública pueden ser muy impredecibles, mientras que con una nube privada los costes son los mismos cada mes, independientemente de las cargas de trabajo que ejecute la organización.
  • Personalización mejorada: como las empresas tienen control absoluto sobre una nube privada, es mucho más fácil reasignar los recursos y adaptar la nube para que funcione de una forma específica, según los requisitos definidos por la empresa. Los responsables de TI tienen acceso a todos los niveles de configuración de su entorno de nube privada; las políticas establecidas por los proveedores de servicios de nube pública no les limitan.

¿Una nube privada es más segura que una nube pública?

Una nube privada suele ser más segura que una pública, con una salvedad: para sacar partido a las ventajas de una nube privada, la empresa debe garantizar de manera proactiva que la seguridad es sólida y está al día. (la mayoría de los proveedores de nube pública cuentan con la capacidad y los recursos para ofrecer una seguridad consistente, por lo que las empresas que tengan dudas sobre sus conocimientos para gestionar su propia seguridad deberían recurrir a soluciones de nube pública). No obstante, siempre que la empresa no sea autocomplaciente, disponer de una nube privada ofrece muchas ventajas para la seguridad. Dado que las nubes privadas están limitadas a máquinas físicas específicas, resulta más fácil garantizar la seguridad física. Estas se encuentran detrás de un cortafuegos perimetral y se accede a ellas a través de enlaces de red privados y seguros (en lugar de a través de la red pública de Internet). Además, el nivel de control que tiene una empresa sobre su nube privada también hace que resulte más sencillo lograr el cumplimiento normativo.

Soluciones y recursos de la nube privada de VMware

Visibilidad del entorno de TI para la gestión de costes de la nube

VMware vRealize Business for Cloud automatiza el cálculo de los costes y la medición del uso de nube, así como la comparación y planificación de costes de nube.

Software de nube privada idóneo para empresas

VMware vCloud Suite es un software de nube privada, idóneo para empresas, que combina el hipervisor líder, VMware vSphere Hypervisor, con la plataforma de gestión de la nube, VMware vRealize Suite.

Nube privada dedicada

Transforme su centro de datos en una infraestructura de nube flexible gracias a la virtualización y consolidación de servidores.

Plataforma de gestión de la nube híbrida

vRealize Suite es una plataforma de gestión de la nube híbrida que ayuda a los desarrolladores de TI a crear de forma rápida aplicaciones en todas las nubes y garantiza la seguridad y la coherencia de las operaciones.

Nube privada definida por software

Las organizaciones pueden distribuir y gestionar aplicaciones en nubes privadas y públicas de manera flexible, ágil, segura y rentable.

Automatización de la nube para aplicaciones basadas en máquinas virtuales o en contenedores

vRealize Automation es una herramienta de automatización de la nube que acelera la prestación de servicios de TI mediante la automatización y las políticas predefinidas.