¿Qué es el entorno multinube?

Un modelo de informática multinube es aquel mediante el que una organización combina varias nubes, que pueden ser dos o más nubes públicas, dos o más nubes privadas, o cualquier combinación de ambos tipos.  

«Cloud Management for Dummies»

«Incorporación de flexibilidad a entornos de TI tradicionales, modernos y disruptivos»

¿Cómo se define el concepto «multinube»?

La arquitectura multinube es el supraconjunto de varios de los siguientes entornos: nube pública, nube híbrida, perímetro e infraestructura local. Un modelo de implementación multinube se basa en el uso de más de un proveedor de servicios de nube pública para la obtención de capacidad de procesamiento o de recursos de almacenamiento, independientemente del uso de otra infraestructura local o de nube privada. Si una implementación multinube incluye infraestructura local o de nube privada, se la considera un entorno multinube híbrido.  

 Una estrategia multinube no solo proporciona más flexibilidad para determinar qué servicios de nube elige utilizar una empresa, sino que también reduce la dependencia de un único proveedor de alojamiento de nube. 

Hay varias razones por las que adoptar una plataforma multinube, por ejemplo:

  • Servicios específicos por proveedor: las organizaciones pueden elegir entre diferentes proveedores de nube para abordar los requisitos específicos de las aplicaciones y la infraestructura, y así satisfacer sus necesidades empresariales específicas.
  • Escalabilidad mejorada: una empresa puede aplicar escalabilidad rápidamente a varios proveedores de nube según aumente la demanda.
  • Contenedores y microservicios: las organizaciones que utilizan microservicios para desarrollar aplicaciones contenedorizadas con Kubernetes pueden encontrarse con que algunos servicios solo están disponibles a través de un proveedor de nube específico. Las implementaciones multinube de Kubernetes son cada vez más populares a medida que surgen nuevos servicios alojados por diversos proveedores de nube. 
  • Menor latencia: las organizaciones geográficamente dispersas pueden reducir la latencia eligiendo un proveedor de nube pública local en función de la ubicación de cada instalación. Esto también facilita las operaciones de la red multinube, ya que los principales proveedores de nube están interconectados y disfrutan de una conexión rápida y de baja latencia.
  • Exigencias normativas y de control: es posible que algunas organizaciones necesiten utilizar varios proveedores de almacenamiento en la nube para cumplir las normativas gubernamentales y las leyes de soberanía de los datos que no permiten que ciertos tipos de datos residan en determinadas regiones geográficas.
  • Menor espacio y costes: la mayoría de las organizaciones que emplean funciones multinube utilizan la nube pública para la infraestructura, lo que evita la necesidad de crear y mantener su propio centro de datos y, de hecho, permite crear un centro de datos virtual en la nube sin necesidad de hardware físico. Con esto se ahorra dinero y espacio físico, ya que la empresa no tiene que invertir en su propio hardware ni en instalaciones para alojarlo. También se ahorra tiempo, ya que el proveedor de servicios de nube pública gestiona, mantiene y actualiza el centro de datos.
  • Poder de elección: la posibilidad de elegir entre múltiples servicios de nube ofrece ventajas que van más allá de distribuir el riesgo de fallos entre varios proveedores. Al adoptar una estrategia multinube, las empresas pueden elegir al proveedor que ofrezca el mejor precio por un servicio determinado, lo que ayuda a garantizar que todos los proveedores sigan ofreciendo soluciones a precios competitivos. 

¿Qué es la gestión multinube?

La gestión multinube es el conjunto de herramientas y procedimientos que permiten a una organización supervisar, optimizar y proteger las aplicaciones y las cargas de trabajo en el centro de datos, el perímetro y cualquier entorno de nube. Lo ideal es que una solución de gestión multinube permita a equipos interdepartamentales gestionar varias nubes de varios proveedores (por ejemplo, AWS, Azure y GCP) desde una sola interfaz, y que admita herramientas de coordinación de contenedores e implementaciones multinube, como Kubernetes.

A continuación se indican algunas de las ventajas de disponer de una plataforma de gestión multinube:

  • Menor presión sobre los equipos de TI: al ofrecer una gestión simplificada y centralizada, las soluciones de gestión multinube permiten a los equipos de TI gestionar las aplicaciones y las cargas de trabajo de manera más efectiva en varias nubes.
  • Visibilidad: sin la gestión multinube, es difícil supervisar las cargas de trabajo y saber qué se está ejecutando y dónde en un entorno complejo que incluye varios proveedores de nube. Una buena solución de gestión multinube ofrece visibilidad en todo el entorno multinube para que las empresas puedan aprovechar las ventajas que ofrece.
  • Seguridad multinube: resulta complicado aplicar políticas de seguridad coherentes en todos los proveedores de nube, y la complejidad del entorno multinube puede contribuir a crear deficiencias de seguridad y aumentar la superficie de ataque. Un enfoque gestionado permite a los equipos de TI abordar los posibles problemas de seguridad de forma proactiva, en lugar de reactiva. Por otra parte, las mejores plataformas de gestión multinube ofrecen funciones como la supervisión y la automatización de la seguridad, además de la capacidad de aplicar políticas de seguridad en todas las plataformas, lo que reduce significativamente la dificultad de garantizar la protección de su entorno.
  • Gestión de costes: si bien muchas empresas adoptan una estrategia multinube para aprovechar los descuentos y el ahorro de costes que ofrecen los distintos proveedores de nube, es fácil perder de vista los costes del aumento de la complejidad que entraña un entorno multinube. La gestión multinube ayuda a su empresa a realizar un seguimiento de los costes y el uso, y algunas plataformas incluso utilizan el análisis de datos inteligente para optimizar la gestión de costes.
  • Mayor disponibilidad: la disponibilidad es solo una de las muchas ventajas que buscan las empresas cuando se plantean adoptar una estrategia multinube. Sin embargo, para aprovechar plenamente las ventajas del entorno multinube, los equipos de TI deben poder duplicar y migrar sin problemas las cargas de trabajo cuando un entorno falla. Esto es posible con una gestión multinube eficaz.

¿Cómo se conecta con un entorno multinube?

Cada vez es más común contar con una estrategia multinube. De hecho, una organización promedio utiliza más de dos nubes públicas además de nubes privadas. Nuestro último estudio revela que el 80 % de las organizaciones disponen de un modelo distribuido para aplicaciones de nube en entornos públicos, privados y perimetrales, y esperan poder combinarlos satisfactoriamente en los próximos tres años. Dado que se prevé que el 53 % del total de las aplicaciones se hayan modernizado en 2024, se espera que el entorno multinube crezca a la par. 

Aunque muchas organizaciones utilizan canales de banda ancha tradicionales para conectarse con sus proveedores de nube, muchas empresas recurren a proveedores de virtualización de funciones de red (NFV) que ofrecen otros proveedores de redes perimetrales, como Megaport y Equinix. Así, usan un solo canal de la organización que se beneficia de la interconexión entre los principales proveedores de nube que ofrecen estas empresas. 

¿Cómo se gestionan y automatizan los entornos multinube?

Idealmente, las organizaciones deberían tener en cuenta el entorno multinube al diseñar su arquitectura de nube, es decir, tendrían que involucrar a todos los proveedores de servicios de nube a la vez y planificar la plataforma de gestión multinube desde el principio. 

Dado que esto no siempre es práctico, hay muchas herramientas disponibles para gestionar entornos multinube, y Gartner analiza periódicamente las mejores soluciones multinube en sus informes de Cuadrante Mágico.

Aunque existen muchas estrategias y soluciones de gestión multinube, las mejores comparten una serie de características comunes. Quizá la más interesante sea la compatibilidad con los contenedores, que permite trasladar cargas de trabajo sin problemas entre varios proveedores de nube. Por lo tanto, la compatibilidad con contenedores y Kubernetes es fundamental para que la plataforma de gestión multinube sea sólida.

La automatización es otra característica de las soluciones efectivas de gestión multinube. La automatización permite a los equipos de TI implementar, supervisar y proteger las aplicaciones de forma rápida y fiable, así como aplicar escalabilidad a sus operaciones sin verse sobrepasados. De esta forma, la automatización ayuda a las empresas a gestionar la complejidad de los entornos multinube.

Entorno multinube frente a nube híbrida

Es fácil confundir la nube híbrida con el entorno multinube, pero se diferencian en dos cuestiones principales.

  • A diferencia de la nube híbrida, el entorno multinube no requiere el uso de una nube privada. Es decir, una organización podría ser multinube si utiliza más de una nube pública.  
  • A diferencia de la nube híbrida, el entorno multinube no requiere que las operaciones estén unificadas o coordinadas para que funcionen en los distintos entornos de nube. Dicho esto, lo ideal es contar con buena visibilidad y operaciones unificadas entre entornos para obtener el máximo valor de su estrategia multinube.  

Teniendo en cuenta estas diferencias, es posible (y habitual) tener un entorno multinube que también sea una nube híbrida por disponer de una nube privada como mínimo, una nube pública como mínimo y cierto nivel de interoperabilidad entre los entornos de nube privada y pública. Dicho de otro modo, la nube híbrida siempre se considera un entorno multinube, pero el entorno multinube no siempre es híbrido. 

Es posible que las empresas prefieran utilizar una nube híbrida para disfrutar de operaciones uniformes en todos los entornos y porque una nube privada es más económica que utilizar una nube pública, pero no ofrece escalabilidad tan fácilmente. Si una empresa necesita la capacidad de gestionar picos de demanda, podría utilizar una nube privada para ejecutar la mayoría de las cargas de trabajo y acceder a la nube pública únicamente cuando sea necesario. O bien, si una empresa ofrece servicios que recopilan datos de los clientes, puede alojar los servicios en una o varias nubes públicas y mantener la información confidencial en una nube privada. 

Almacenamiento multinube

Algunas organizaciones usan las funciones multinube para gestionar volúmenes de almacenamiento muy grandes a los que accede con frecuencia una amplia variedad de usuarios. Por ejemplo, Netflix, el gigante la transmisión multimedia, utiliza AWS y Google Cloud para reducir su dependencia de un único proveedor, aprovechar los servicios de recuperación ante desastres y continuidad del negocio entre proveedores y utilizar las funciones exclusivas de cada nube. 

 

Productos y soluciones relacionados

Soluciones multinube

Redefina las bases del entorno de TI para usar cualquier aplicación en cualquier nube.

Soluciones de migración a la nube

Acelere la modernización de aplicaciones con las soluciones de migración de VMware Cloud.

¿Qué es la gestión de la nube?

Permite una implementación y operaciones uniformes, así como la optimización de las aplicaciones y la infraestructura.